SAGARPA/ALIMENTACIÓN Y COMPETITIVIDAD/Estudio para el establecimiento de un Programa Nacional de Agrologística

Estudio para el establecimiento de un Programa Nacional de Agrologística

El Estudio para el establecimiento del Programa Nacional de Agrologística, es una agenda de política pública que prevé ubicar a México dentro de los primeros 10 países de acuerdo al valor de sus exportaciones agroalimentarias y dentro de los 20 mejores en el Índice de Desempeño Logístico del Banco Mundial (LPI, por sus siglas en inglés), para el año 2030, alineado al Programa Sectorial de la Secretaría y al Plan Nacional de Desarrollo (PND).

 

Las problemáticas a las que atiende este Estudio son el bajo desempeño y los altos costos logísticos en los que incurre el sector, México ocupa actualmente el lugar no. 50 en desempeño logístico a nivel mundial (Banco Mundial, 2014); atender la alta demanda de alimentos previendo que en 2030 la población de México crecerá un 20% hasta alcanzar los 135 millones y reducir las mermas postcosecha que representan en promedio un 40% en las cadenas de perecederos. El Programa busca incrementar la efectividad de las políticas públicas para promover una mayor competitividad en las cadenas agroalimentarias de México. Como ejemplo de ello, el PNA buscará lograr beneficios económicos de más de 100 mil millones de pesos y una reducción de alrededor del 33% de mermas en productos de exportación y de alrededor del 10% en productos que van al mercado interno.

 

El proyecto estratégico tiene como principio básico el “hacer coincidir la oferta de productos con la demanda del mercado”, visión que fue definida con la participación de líderes de los sectores clave para la agrologística. La intención de hacer público el Estudio, es invitar a dichos líderes a crear las sinergias necesarias para la pronta implementación del Programa, pues sólo mediante la coordinación de todos los actores que desarrollan la logística agroalimentaria, se podrán detonar los beneficios de esta propuesta de políticas públicas.

 

El Estudio establece diversas líneas estratégicas de acción, entre las que destacan la instrumentación de un marco de gobernanza efectivo para la coordinación de una visión integral y a largo plazo, un marco regulatorio que facilite el comercio y fortalezca los protocolos sanitarios, y la planeación estratégica de infraestructura (agroparques, almacenes, redes de frío y transporte) que facilite la producción, transformación y distribución de productos agroalimentarios. Además, establece crear un esquema de extensionismo, una red de innovación, el desarrollo de posgrados y la capacitación a productores y otros actores en aspectos de logística y manejo postcosecha.