SAGARPA
 Experiencias Relevantes en la Prestación de Servicios Profesionales 16 de abril de 2010 
 
tit

Sitios de Interes
 
   
   
   
   
 
tit
spacer
spacer spacer

AGIS de cacao y palma de aceite, estrategia basada en conocimiento e innovación

Tapachula, Chiapas.

Bajo una estrategia basada en el conocimiento de la zona, acompañamiento profesional permanente y la participación activa de los productores, así como la interrelación estrecha con la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), la Universidad Autónoma de Chapingo (UACh) y otras instituciones, las Agencias para Gestión de la Innovación (AGI´s) de cacao y palma de aceite se consolidan como alternativas de asistencia técnica y transformación productiva en la región del Soconusco.

La tarea de los profesionales que integran las AGI´s es sobresaliente si se considera que quienes están realizando las innovaciones, en el caso del cacao, son productores de edad avanzada, quienes reconocen que la asistencia técnica está cambiando la forma tradicional de manejar su cultivo y de comercializarlo.

Un aspecto relevante ha sido la coordinación de la UACh y la UNACH, de cuya interacción no sólo se gestó la estrategia, con la participación de la SAGARPA, Gobierno del Estado de Chiapas a través de la Secretaria del Campo y FAO, sino que además la UNACH es proveedora del capital humano con el que trabajan las AGI´s, ya que 80 por ciento de sus integrantes son egresado de dicha institución, platica Claudio Francisco Escobar López, docente de la Facultad de Ciencias Agrícolas y quien participó activamente en este proceso.

AGI Una vez que la UACh efectuó la formación metodológica en el ámbito de la gestión de la innovación, personal académico de la UNACH coordinó las acciones institucionales para conformar a las AGI´s como despachos legalmente constituidos, se les dio asesoría en el proceso de incubación de empresas y con recursos de la SAGARPA y Gobierno del Estado se fueron conformando, incluso desde aspectos fiscales y legales. El proceso empezó en 2007 y en enero del 2009 ya estaban trabajando.

La metodología de extensión de la AGI ha permitido vincularnos de manera directa con los productores, a quienes se invita a participar en el proceso de capacitación y seguimiento técnico, aunque "al principio no aceptaban, nos miraban con cierto recelo", expone Daniel Domínguez Hidalgo, coordinador de la AGI de cacao Soconusco, Chiapas.

Trazando la línea base

Para instrumentar la estrategia, el primer paso fue levantar una encuesta línea de base para hacer un diagnóstico de la situación en la zona y encontrar la problemática central.

En el caso del cacao se identificó un bajo impacto económico para los productores debido a la incidencia de plagas y enfermedades en las plantaciones--monilia, hongo que puede acabar con las plantaciones--, las cuales 80 por ciento tiene más de 20 años; los cacaoteros practicaban un manejo tradicional y no realizaban podas; además el promedio de edad de los agricultores es de 57 años.

"Los productores mayores se resisten al cambio, pero se tiene que trabajar con ellos y una vez que aceptan hay que darle seguimiento, porque si no se decepcionan y ya no nos creen", afirma Daniel Domíguez.Para dar continuidad a futuro, se trata de involucrar a toda la familia, incluyendo a las mujeres, ya que es común de que los jóvenes migren.

Otro punto fundamental fue identificar el territorio donde se iba a trabajar. En el Soconusco se calculan entre 10 y 12 mil hectáreas (has) de cacao y alrededor de 7 mil productores. El trabajo de la AGI se focalizó en ciertos municipios para tener mejor impacto y, posteriormente extenderse a otros. La cosecha se hace dos veces al año, en marzo y septiembre.

Como parte de la estrategia, los técnicos identificaron a los "productores referenciados", es decir, aquellos que reúnen características para impulsar innovaciones y trasmitir conocimientos en sus comunidades, por lo que se convierten en "difusores de la información". Al principio eran 90 productores de cacao y ahora llegan a 320, cifra baja pero su efecto se multiplica por cinco, por lo que se puede hablar de 700 cacaoteros beneficiados con capacitación.

Daniel Domínguez destaca que es muy importante la tarea de que un productor sea el transmisor del conocimiento, ya que una encuesta revela que los productores sólo le creen al técnico 12 por ciento, mientras que entre iguales el porcentaje es de alrededor del 50 por ciento.

AGI_1 Innovaciones claves para cacao

La AGI identificó 17 innovaciones a realizar por los productores, entre ellas: establecer un sistema de podas adecuado para regular sombras y evitar la presencia de hongos; remover frutas enfermas y promover giras de intercambio con otras zonas productoras. Otras son de índole técnico administrativas, de organización (incluso legal), comercialización y transformación. Como PSP sólo ofrecían asesoría técnica, pero con la AGI se ayuda al productor en otras áreas.

Dado que 95 por ciento de la producción se vende como materia prima, los técnicos de AGI impulsan la transformación del cacao en chocolate, ya que son los intermediarios quienes más ganan, y es algo que se trata de evitar, pero llevará tiempo; los productores no están organizados y muchas veces prefieren vender a éstos porque reciben dinero de manera inmediata. Ante ello, se busca constituir a los cacaoteros en una asociación para que puedan tener acceso a crédito, garantizar la materia prima y después hacerla transformación y vender el chocolate en forma directa.

Los proveedores de insumos son diferentes en cada región, por lo que no se han podido hacer que comprar en conjunto y que éstos sean más baratos.

Como resultado del trabajo de la AGI en campo, se ha reducido la incidencia de plagas y enfermedades; y la producción se ha incrementado de 15 a 20 por ciento, un promedio de 167 kilos por hectárea en el ciclo pasado, que a decir de productores y técnicos es baja porque antes de la plaga se cosechaba 350 kilos por hectárea, pero se ha ido incrementándose poco a poco.

Margarita Moreno Soto, tesorera del Consejo Regional del Cacao, integrado por 700 productores, destaca que los ingenieros de la AGI los convencieron de la necesidad de innovar. Estuvieron casa por casa, parcela por parcela, fue un trabajo muy laborioso; al ver los resultados ahora los cacaoteros hasta los llaman.

AGI_2 Al principio --recuerda-- los productores pensaban que sabían más que los técnicos, pero poco a poco se dieron cuenta que con las recomendaciones sí podían cosechar mejor; creyeron en la organización y en los técnicos. La asistencia técnica inició en año 2007, se empezaron a hacer podas y como la gente no tiene para comprar agroquímicos hizo sus propios abonos y compostas y ahora producen en forma orgánica.

Desde 2009 cuentan con centro de acopio, que construyeron los mismos productores mediante un convenio con gobierno del estado. El año que entra piensan empezar con la planta procesadora para hacer pasta de cacao.

Sus compradores son empresas de Guadalajara, Puebla y Oaxaca, que son los que adquieren grandes cantidades, pero todo se vende en fresco.

Desde el 2007, los productores han recibido subsidios por parte del gobierno por dar mantenimiento a las plantas de cacao y por cada kilo de cacao acopiado.

AGI palma de aceite Soconusco

En el Soconusco se cultivan más de 18 mil has de palma de aceite y ha tomado importancia porque es un producto que proporciona buenos ingresos.

En el caso de la AGI Palma de aceite Soconusco, se tiene un área de influencia de 320 productores referidos, de los cuales 200 son atendidos de manera directa. La superficie involucrada suma mil 967 has en los municipios de Acapetahua, Villa Comaltitlán, Mapastepec y Huixtla.

La línea base encontró que la problemática principal era la baja productividad, 17.5 ton/ha/año; sólo 7 por ciento de los productores estaban organizados; 34 por ciento contaban con administración; únicamente 7 por ciento recibían asistencia técnica y capacitación, y 20 por ciento tomaba medidas de sanidad en su cultivo.

Las innovaciones incluyeron la formalizaron de diez grupos de trabajo, se integraron dos sociedades cooperativas; hubo cursos, talleres y giras de intercambio de experiencias; se implementaron 50 bitácoras de registro y se calendarizaron actividades a desarrollar; se realizó monitoreo y control de plagas y enfermedades y elaboración de fungicidas orgánicos; se elaboraron y aplicaron abonos e incorporaron residuos de cosecha.

Como resultado se redujeron costos de producción en 15 por ciento; y se incrementó la producción 15 por ciento (22 ton/ha/año) con respecto a los indicadores de línea base.

Werclain Aranda Arguello, coordinador de AGI en Palma de Aceite en la región Soconusco, que trabaja desde diciembre 2007, explica que el grupo que atienden alcanza ganancias del 50 por ciento, si se consideran 8 mil pesos por ha de inversión.

El reto es diversificar el ingreso, ya que se obtienen muchos residuos de cosecha en la agroindustria y se pueden elaborar abonos orgánicos, primero para autoconsumo, y luego comercializar excedentes. Hay productores que utilizan este insumo desde hace dos años, que no representa gasto y es de fácil adopción, y permite ahorros del 9 por ciento.

Como resultado del trabajo se tiene un convenio con la agroindustria para que el productor tenga acceso para recoger subproductos de la palma y luego llevarlo a su parcela y reincorporarlo a la tierra. Además, las agroindustrias Propalma y Bepasa han acercado más sus centros de acopio, lo que genera ahorro de transporte en el productor. También 8 por ciento de productores atendidos ya venden en volumen y compran en conjunto a proveedores de insumos, lo que genera ahorros considerables.

Rafael Agustín Orantes, productor de palma africana desde hace 20 años, en el Cantón Las Brisas, asegura que el cultivo es rentable, ya que con un manejo adecuado mezclado con apoyos de gobiernos del estado y federal, además del apoyo de los ingenieros de la AGI, han podido cambiar de lo químico a lo orgánico, han tenido mejores plantaciones y mejor calidad de fruta.

Con la asesoría técnica 150 productores que participan en su organización han podido mejorar su producción, controlar plagas y producir aceite con una planta extractora prestada y tener ahorros para comprar una propia.

Antes, las tres empresas que compran en la zona, les pagaban al precio que querían. Con la palma vendida en fresco, tenían una utilidad de 15 mil pesos por ha al año, con una inversión de 5 mil a 7 mil pesos. Ya con la venta del aceite les queda de utilidad entre 19 mil pesos. El precio de la palma es de mil 270 pesos por tonelada, ha mejorado pues hace un año estaba en 800 pesos.

"La asistencia técnica nos ha ayudado mucho, sin esta nos sentimos a la deriva; es gratuita porque la paga a los técnicos la hace el gobierno; el pago que nosotros hacemos es enseñar a los demás productores", reconoce Rafael Agustín.

Ventajas para los PSP de integrarse en una AGI

Desde la óptica de Daniel Domínguez los técnicos se fortalecen al integrarse en una AGI, ya que antes éramos simples PSP, lo cual no te proyectaba en forma importante; nos especializamos más en la cadena productiva y esta metodología nos ha permitido consolidarnos como equipo de trabajo.

La AGI de cacao está constituida por siete personas, anota, y se ha ganado la confianza de los productores porque conocen sus resultados. También las instituciones que en un principio tenían recelo y resistencia, han observado que han hecho un buen trabajo y que no se compite con nada ni con nadie, sino que ésta es complemento de otras instancias que trabajan en la zona. De hecho, la AGI establece alianzas estratégicas con instancias de gobierno, Secretaría del Campo, Inifap, Fundación Produce y proveedores de insumos.

Las AGI´s no sólo son producto de un programa gubernamental más, tienen el soporte de la Universidad Autónoma Chapingo, FAO, la UNACH y de gente muy experimentada, asevera Claudio Francisco Escobar, quien añade que lo importante es motivar al personal humano que las integra para que, a su vez transmita conocimientos a los productores, evitando que no sólo se estire la mano para ver que tanto dinero da el gobierno; lo importante es que el productor vea que se pueden dar cambios en su cultivo y que en un corto tiempo recibe beneficios de las innovaciones que realice.

Resalta que a través de las AGI´s, el universitario se está formando de manera eficiente para resolver problemas del campo y los productores han aportado sus ideas para ello.

Técnicos y productores ven un futuro muy prometedor para las AGI´s y consideran que son un ejemplo de que cuando son bien encaminadas se puede dar en forma eficiente la vinculación entre universidades, instancias de gobierno, productores y capacitadores.

Para mayor información sobre las agencias para la gestión de la innovación, visita:

www.ute-innovacion.com.mx

 

“ "Este programa es público, ajeno a cualquier partido político. Queda prohibido el uso para fines distintos a los establecidos en el programa". .”

 
PRESIDENCIA
 
VIVIR_MEJOR
 
::MEXICO 2010::
 
CAPACINET
 
TU_EMPRESA
 
PORTAL_CIUDADANO
 
INCA_RURAL
 
INIFAP
 
COLPOS
 
CHAPINGO
 
FIRA